¿Qué piensas? ¿En Valladolid estamos realmente comprometidos con el reciclaje? ¿Reciclamos más, menos o igual que en el resto de España? Si la pregunta fuera que si en Valladolid somos más guapos e inteligentes que en otras ciudades sería muy complicado demostrarlo. Pero si hablamos de reciclaje, las cifras no engañan. Por lo tanto vamos a ver si tenemos asignaturas por aprobar (no se puede ser perfecto) o si somos un modelo a seguir en esto de comprometernos con el cuidado del medio ambiente separando los residuos.

Sobresaliente en papel y cartón

Al ser uno de los primeros residuos que se comenzó a separar, el reciclaje de papel y cartón está plenamente asentado en la población. De hecho Valladolid se viste de pajarita en este sentido. Y lo hace en literalmente. La Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL) concede desde el año 2017 las Pajaritas Azules, unos galardones que reconocen el compromiso de los municipios españoles con el reciclaje de estos residuos. El Ayuntamiento de Valladolid fue galardonado con una Pajarita Azul en 2017 y 2018 y alcanzó las dos en 2019. Un ejemplo de que el compromiso de los ciudadanos vallisoletanos con la separación del papel y el cartón va en aumento. El reto es poder conseguir tres Pajaritas Azules que sitúen a la capital pucelana a la cabeza a nivel nacional.

En España actualmente se recupera un 71% del papel y el cartón que se consume y el objetivo es alcanzar el 74% en 2020. Un reto factible que ayudará a reducir el uso de árboles para la fabricación de este producto. Además, y al igual que ocurre con las latas de aluminio, la energía que se emplea para elaborar papel a partir de otro reciclado es un 70% menor que si tenemos que empezar de cero.

Reciclaje en Valladolid frente al resto de España | Valladolid Recicla

El reciclaje en Valladolid de papel y cartón alcanza unas cifras muy superiores que las registradas en el conjunto de España. La media por ciudadano es de 25,28 kilos, según los datos de 2017. Una cifra que se incrementa año a año. Mientras, según los números facilitados por Ecoembes correspondientes a 2018, cada español recicló una media de 18,1 kilos de residuos destinados al contenedor azul.

Aprobado en vidrio con margen de mejora

El incremento del reciclaje de vidrio en la ciudad de Valladolid en los últimos años ha sido notable. Se ha pasado de los sólo 5,9 kilos de media por habitante de 1998 a los 17,8 kilos registrados en 2017. Una evolución muy importante a la que ha ayudado la presencia de un millar de contenedores verdes por toda la ciudad. Si los ciudadanos disponen de herramientas para reciclar y se lanzan las necesarias campañas de concienciación, es inevitable que la población se implique en este reto común.

Según Ecovidrio, cada español separó y depositó una media de 18 kilos de vidrio en 2018, lo que equivale a unos 68 envases por persona. Eso quiere decir que la media nacional está ligeramente por encima de la vallisoletana. Hay camino por recorrer, pero la tendencia alcista en el reciclaje de vidrio en la ciudad hace albergar la esperanza de que el aprobado se convierta en notable y, quizás, en sobresaliente. Hay que seguirse aplicando e ‘hincando codos’.

Notable en el resto se separar los plásticos y los envases

Imágenes como la presencia de islas de plásticos en los océanos y la contaminación que eso provoca en el medio marino están alentando a un cambio de conciencia. En nuestro planeta se ha encendido la luz roja y el mensaje es claro: es imprescindible reducir el consumo de plásticos y reciclar todo aquel que se utilice. España ha conseguido reciclar más plástico del que se deposita en los vertederos, pero todavía estamos a la cola de Europa en este aspecto, según el informe de 2018 elaborado por la entidad sin ánimo de lucro de la industria del plástico Cicloplast.

Reciclaje en Valladolid frente al resto de España | Valladolid Recicla

Esta misma estadística nos indica que cada español recicla una media de 12,3 kilos de envases al año. En Valladolid se supera este dato ligeramente con 12,8 kilos por habitante. Un buen número, pero con capacidad de mejora. En este caso el reto es doble, por un lado ir reduciendo la cantidad de plástico que utilizamos en nuestro día a día y, por otro, separar todo aquel que se consuma.
La gestión de residuos en Valladolid logra una mayor eficiencia al separar los envases en planta. Por este motivo no existe el contenedor amarillo. Por un lado se recogen los residuos orgánicos y, por otro, la denominada fracción resto. Aquí se incluyen todo tipo de envases salvo los de cartón y vidrio.

En contra de lo que muchas personas puedan pensar, el plástico es un material que se puede recuperar al cien por cien. Después de triturarlo y lavarlo se consigue una pasta muy adecuada para fabricar desde bolsas de basura a tuberías.