La implantación del nuevo contenedor para envases ligeros se producirá a partir del 15 de noviembre en todos los barrios de la ciudad

El contenedor amarillo en Valladolid será una realidad a partir de mediados del mes de noviembre. Con esta acción, la ciudad da un paso más en su lucha contra los residuos urbanos y se sitúa a la vanguardia en cuestiones de reciclaje integral.

Sin embargo, no será la primera vez que nuestra ciudad cuente con un contenedor destinado únicamente a la recogida de envases. Gracias a un proyecto piloto creado de forma conjunta entre Ecoembes y el Ayuntamiento de Valladolid, el contenedor amarillo se instaló hace un tiempo en el barrio de la Victoria. Dicha iniciativa fue recibida con gran éxito por parte de los vecinos de la zona, por lo que ahora se ha decidido implantar de manera generalizada en toda la ciudad.

El contenedor para envases ligeros estará en las calles aproximadamente a partir del 15 de noviembre, aunque se irán instalando de manera paulatina hasta tener completada la red de contenedores amarillos en enero del 2022.

Residuos que se depositan en el contenedor amarillo

Con la llegada de este nuevo miembro a la familia de contenedores, tendremos que modificar ligeramente nuestros hábitos de reciclaje.

Hasta ahora, al no existir un contenedor específico para los envases, estos residuos se depositaban en el contenedor inorgánico. Una vez en el Centro de Tratamiento de Residuos, nuestros operarios se encargaban de separar correctamente cada residuo para posteriormente reciclarlos de manera adecuada.

Pero, ¿qué tendremos que hacer a partir de la implantación del amarillo? ¿Qué residuos debemos tirar en este contenedor?

A partir del 15 de septiembre, en el contenedor amarillo deberán ir exclusivamente:

  • Botellas y envases de plástico
  • Envases metálicos y briks
  • Latas de conserva y bebidas
  • Tapas y tapones de plástico, metal y chapas
  • Bandejas de aluminio
  • Papel film y papel de aluminio
  • Aerosoles
  • Botes de desodorante
  • Bolsas de plástico (excepto las bolsas de basura)
  • Tarrinas y tapas de yogurt
  • Briks de leche, zumos, sopas, etc.
  • Bandeja de corcho blanco
  • Tubos de pasta de dientes
  • Caja de frutas y verduras

Aunque a priori no se tengan dudas sobre qué residuos tienen que tirarse en el amarillo, existen una serie de objetos que son un tanto conflictivos a la hora de saber dónde se deben reciclar. ¿El motivo? Pensar que todos los objetos de plástico deben tirarse al contenedor de envases, y no siempre es así.

Algunos residuos que NO se tiran en el amarillo son:

  • Juguetes de plástico
  • Biberones y chupetes
  • Utensilios de cocina
  • Cubos de plástico
Acto de presentación del nuevo contenedor amarillo en Valladolid
Acto de presentación del nuevo contenedor amarillo en Valladolid.

Residuos que se depositan en el contenedor inorgánico

Para saber qué residuos se depositan en el contenedor de inorgánico o resto, tan solo tienes que seguir esta pequeña pauta: en el contenedor inorgánico se tiran todos los residuos que no se pueden depositar en el resto de contenedores.

Es decir, si un residuo no puede tirarse en el contenedor de vidrio, envases, orgánico, cartón, pilas o aceite vegetal, tiene que tirarse en el contenedor inorgánico. En general, en este contenedor se tiran residuos que no se reciclan, pero que tampoco pueden usarse para hacer compost.

Algunos ejemplos de residuos que tienen que tirarse en este contenedor son:

  • Juguetes
  • Biberones
  • Chupetes
  • Utensilios de cocina
  • Pañales
  • Objetos cerámicos
  • Compresas y tampones
  • Toallitas
  • Arena para mascotas
  • Pelo
  • Polvo
  • Colillas

La colaboración ciudadana, clave en esta transición

Para llevar a cabo con éxito la implantación del contenedor amarillo en Valladolid necesitaremos la colaboración ciudadana. Porque sin tu ayuda, no conseguiremos alcanzar los objetivos de reciclado establecidos tanto en la ley española como en la normativa europea.

Sabemos que, al principio, esta nueva forma de reciclar supondrá un esfuerzo por parte de los vecinos, puesto que tendremos que acostumbrarnos a una nueva forma de separar los residuos, además de tener que incluir un nuevo cubo en nuestro hogar.

Para conseguir mitigar estos cambios y minimizar el esfuerzo de los ciudadanos, el Ayuntamiento de Valladolid junto con Ecoembes y la empresa Dynamica realizarán un total de 1.500 acciones diferentes entre campañas y talleres con el objetivo de concienciar a los ciudadanos, empresas y diferentes organismos y entidades en el reciclaje de envases ligeros.